¡Sonríe! Somos IKEA

 

Somos sencillos. Somos honestos. Somos suecos, y estamos orgullosos de ello. También estamos felices de darte la bienvenida a las tiendas que pronto abriremos en México, donde encontrarás la inspiración y el diseño democrático que esperabas para decorar el hogar de tus sueños. ¡Estamos listos para construir un mejor día a día con la mayoría de los mexicanos!

 

Una herencia humilde

Nuestra historia comienza con un chavo de 17 años, en un pueblito sueco llamado Småland. En 1943, el joven Ingvar Kamprad se puso a vender plumas, carteras y otras cosas de consumo fácil, a precios muy bajos. Ingvar pensó en ese changarro para apoyar a su gente: en Småland las tierras no son muy fértiles, así que hay que trabajar muy duro y aprovechar bien lo poco que hay. Ahorrar e innovar son dos cosas que allá todos hacen. Para Ingvar, hacer muebles a bajo costo, para gente sencilla y trabajadora, fue un paso natural. Así nació la marca IKEA: una combinación entre las iniciales de su nombre, IK, la primera letra de la granja donde creció, Elmtaryd, y la primera de su pueblo natal, Agunnaryd.
Ese pueblito sueco es el origen de las cosas en las que creemos: trabajo duro, ahorro, innovación, y audacia para resolver cualquier problema.

Diseño para ti, diseño para todos

Nuestro mantra: diseñamos grandes ideas para carteras pequeñas. Siempre hemos trabajado para personas cuyos sueños son más grandes que sus presupuestos. Esta visión toca todo lo que hacemos: desde las ideas que desarrollamos, hasta la materia prima que usamos. Es simple, cada pieza es la combinación exacta de forma, función, calidad, sustentabilidad y precio bajo. ¡Y nos encanta ponernos creativos!

Te queremos conocer

En IKEA somos curiosos: queremos conocer cómo viven la gente en cada casa del país. Por eso nos emociona tanto visitar los hogares de México. En los últimos meses, hemos visitado muchos hogares mexicanos, y cada día descubrimos más y más sobre su estilo de vida. Queremos trabajar por tus necesidades y tus sueños. ¡Conozcámonos! Este es el principio de una muy bonita amistad.