Más de una forma para comprar en IKEA

En IKEA se vale tocar: súbete a las camas y los sillones, échate en los colchones, métete hasta la cocina: el chiste es que te sientas como en tu casa.

Clávate al showroom

Nuestros muebles te esperan con los brazos (y los cojines, y las puertas, y los canceles…) abiertos en cada uno de los showrooms que encontrarás en la tienda. Deja que toda la familia los pruebe: después de todo, están en su próximo hogar.

Vamos al mercadito

Todo en IKEA es grandioso, pero no todo es grande: también hay detalles pequeños que harán una diferencia enorme en tu hogar. Velas, cubiertos, marcos, espejos, tuppers… ¡Llenarás más de una bolsa!

Hazlo tú mismo

Manos a la obra: en IKEA nos encanta armar cada mueble paso a paso, y por eso lo ponemos todo fácil para ti. Toma un lápiz y una lista, anota lo que quieres llevarte, y recoge la caja en la bodega. Tan fácil como decir: sala nueva.

O puedes pedir ayuda

Estamos listos para apoyarte, sólo échanos un grito en los quioscos de información dentro de la tienda. ¿No sabes qué sillón es mejor para ti? ¿Buscas la cama ideal para los niños? Estamos felices de darte una mano.

Una delicia sueca

Panza llena, corazón contento. Date un descanso y prueba nuestras clásicas albóndigas suecas, o cualquiera de las delicias que tenemos en nuestro restaurante. Smakligmåltid! (o, como diríamos en México: ¡provechito!)

Que vengan los chavos

Smaland es nuestra área de juegos para niños, supervisada por expertos. También puedes llevarlos a los showrooms, claro, para que elijan su nuevo juguete favorito.

Si nos llevas, ¡vamos hasta tu casa!

Si no tienes cómo transportar o no sabes cómo ensamblar tus muebles de IKEA, para eso estamos: podemos ayudarte a armarlos e instalarlos, llevarlos hasta tu puerta, y hasta elegir los mejores para tu hogar.